“Barbie & Ken killers”: el caso del asesino serial que violaba a sus víctimas

Barbie



La prensa los bautizaría “the Ken and Barbie Killers”, por su parecido con los célebres muñecos de Mattel

El Ken y la Barbie de la vida real se enzarzaron en una pelea verbal duranteTodos pensaban que eran la pareja perfecta. Jóvenes, atractivos y con dinero, eran comparados con los reconocidos muñecos Barbie y Ken. Visto desde afuera, tenían una vida envidiable. Sin embargo, ambos escondían un terrible secreto: eran culpables de más de una decena de muertes y numerosos ataques sexuales.

La historia relata que en octubre de 1987 Paul, de apenas 23 años, conoció a una chica de 17 llamada Karla, hija de padres checoslovacos. Hasta ese entonces, la joven había sido un modelo a seguir en la escuela Sir Winston Churchill, por lo que las piezas parecían encajar a la perfección al momento de ponerse en pareja con Bernardo.

Karla cayó rendida a los pies de Paul de forma inmediata. Al poco tiempo se casaron y tuvieron una luna de miel soñada en las playas de Hawaii. Sin embargo, rápidamente esa fachada terminaría cayéndose.

El anillo de diamantes, las cenas románticas, la costosa boda, todo fue reemplazado de repente por agresiones sexuales, torturas, asesinatos y descuartizamientos. Para peor, la pareja gustaba de guardar el registro de sus obras mediante filmaciones caseras.

También podrías leer: CHALCHIUHNENETZIN: LA PRINCESA MEXICA QUE CONVERTÍA EN ESTATUA A SUS AMANTES

En diciembre de 1989, Paul le propuso matrimonio a Karla, y se casaron en 1991 en una ceremonia digna de cuento, por todo lo alto, en carruaje de caballos y con una idílica luna de miel en Hawai, para los invitados eran la pareja perfecta,  guapos, se querían y estaban compenetrados, sobre todo para matar.  Pronto cambiaron su apellido por “Teale”, que era el nombre de un asesino que Paul había visto en una película.

Pero la perfecta pareja de puertas afuera guardaba oscuros secretos que salieron a la luz 4 años después. El 27 de diciembre de 1992, Paul agredió brutalmente a Karla y ella alegó en su trabajo que los golpes eran debidos a un accidente de coche, pero sus compañeros no lo creyeron y avisaron a sus padres que la llevaron al Hospital General de St. Catharines.

Cuando en febrero de 1993 fue dada de alta, recibió la visita de la policía y se derrumbó confesando que su marido era el buscado violador de Scarborough, y que junto a él, tenían una terrible trayectoria de violaciones y asesinatos, muchos de ellos grabados en video.



De hecho la policía encontró varios videos y grabaciones de audio donde las victimas eran vejadas, violadas y torturadas de manera salvaje antes de ser asesinadas.

Fue justamente en ese momento cuando se conoció una relación de víctimas que desde su juventud Paul había ido atesorando como trofeos. Muchas de ellas grabadas en vídeo, y muchas otras recibiendo la ayuda de su mujer.

Los actos sexuales contra jóvenes serían aproximadamente unos 40, entre los que se podían destacar el de 1987, su primera violación, a una mujer de 21 años frente la casa de sus padres. El ataque sexual duró más de media hora.

Ken y Barbie, la atractiva y macabra parejaTambién contaba con violaciones a menores, como la que cometió en 1987 contra una niña de tan sólo 15 años. Una violación que duraría aproximadamente una hora y que la policía tomo como advertencia de que algo en Toronto estaba sucediendo, por tanto emitió un aviso a todas las mujeres de la zona.

Además de las 40 violaciones, Paul sería culpado de por lo menos 3 muertes.

La primera de ellas fue la de la hermana de Karla. Ayudado por esta, drogó y violó a Tammy Homolka, grabándolo en vídeo y ahogando posteriormente a la misma con una almohada.

En 1991 secuestraría a Leslie Mahaffy, una niña de 14 años que viviría un auténtico infierno tras el que sería brutalmente asesinada y descuartizada.

En 1992, ayudado por Karla otra vez, secuestraría a otra menor, Kristen French. Durante 13 días torturó brutalmente a la chica mientras la violaba una y otra vez. Finalmente la joven no pudo resistir el dolor y murió.

El juicio celebrado contó como acusación con pruebas como los vídeos que Paul había grabado, así como declaraciones de su entonces aun esposa. La sentencia fue firme, Paul sería catalogado como violador peligroso, un término que en Canadá implica que esa persona no vuelva a la calle nunca más, es decir, cadena perpetua.

El mundo del Crimen: Los Asesinos Ken y BarbiePor otro lado, Karla tan sólo fue sancionada con 12 años de cárcel, algo que sin duda alguna y vista la implicación en los asesinatos y las violaciones, creo bastante polémica.

Los más inquietante de todo es como Paul consiguió convencer a su esposa de los crímenes. Como intentó por todos los medios hacer de esta una cómplice, comenzando por el asesinato de su propia hermana. Y es que cuando la joven pareja se casó, Karla no era virgen. Esto fue tomado como excusa por el propio asesino para convencer a la chica de que eso era culpa suya y de que él debía desflorar a su hermana para poder estar así “en paz”.

Aun así, muchos aseguran, después del juicio, que la joven no era tan maleable. Seguramente habría sido en muchas de las ocasiones la encargada de ejecutar a sus victimas. No obstante, su abogado realizó un trabajo impecable para defender a Karla, algo que le aseguró una condena muy reducida y que creo un malestar general en la sociedad canadiense del momento.

Fuente: aminoapps


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *