Te presentamos a Mictecacihuatl, el diosa mexica de la muerte

Te presentamos a Mictecacihuatl, el diosa mexica de la muerte

Read Time:5 Minute, 12 Second

Mictecacihuatl es la Mujer que reina entre los muertos, la mujer que se levanta poderosa en medio de la transformación profunda

Mictecacíhuatl es una diosa de la mitología mexicana. La traducción de su nombre del náhuatl al español es “señora de las personas muertas”. Se trata de la reina de Mictlán, quien, junto a su esposo Mictlantecuhtli, protege el noveno nivel del inframundo. 

Otro de sus nombres es Chalmecacihuatl, que significa “señora del corte del cordón umbilical”  debido a que murió al nacer. La “Dama de la muerte” es otro apodo, ya que el trabajo de Mictlantecuhtli es, en compañía de su esposo, proteger los huesos de los muertos que llegan al Mictlán. 

Antes de la conquista española y la llegada del cristianismo a México, ella era la imagen principal de las fiestas mexicas en honor a los muertos. Tras la conquista su imagen fue cambiada por la de la Santa Muerte y los festivales mutaron hasta la celebración del Día de los Muertos actual. 

Mictecacíhuatl, la Santa Muerte. ¿Dónde se originó el culto?

La Santa Muerte es venerada y enaltecida por muchas personas alrededor del mundo, especialmente por los mexicanos, quienes por cariño la llaman Flaquita, La Niña Blanca o La Huesuda, puesto que su imagen está representada con un esqueleto vestido de mujer

El origen de este culto dentro de la religión de los aztecas se dio en el periodo prehispánico de México, donde se comenzó a adorar a la muerte con dioses como Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl, el señor y la señora protectores de la novena región del Mictlán. 

Se acostumbra a vestirla con túnicas autóctonas, vestidos de novia o como monja, ropas que apenas dejan ver su rostro, manos y pies. Sin embargo, los nativos mexicanos la visten con ropas tradicionales y mantos grises utilizados en las ceremonias de cremación. 

A pesar de ser venerada y endiosada, al ser la representación de la muerte, la Santa Muerte no es reconocida oficialmente por la Iglesia Católica

También podrías leer: ¿QUÉ ES LA TEORÍA CONSPIRATIVA ‘PIZZAGATE’ Y CÓMO SURGIÓ?

Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl

Mictlantecuhtli y Mictecacihuatl son el señor y la señora de la muerte y dioses del inframundo, y son quienes protegen los huesos de los muertos que llegan a la novena región del Mictlán, a la que solo entran aquellos que mueren por causas naturales

diosa del inframundo

A parte de ellos, existen otros dioses que gobiernan las demás regiones del Mictlán, pero Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl son los más importantes, puesto que habitan en las profundidades del mismo, recibiendo las almas que llegan a su descanso eterno. 

Mictlán y sus nueve dimensiones 

En la cultura mexicana la muerte no era el fin de la vida, solo el cierre de un ciclo y el inicio de otro. No se le atribuía carga moral y, a diferencia de la visión católica, no existía un cielo ni un infierno. 

Según las creencias tradicionales mexicanas, el universo se encuentra dividido en 13 estratos superiores, la Tierra, donde habitamos, y 9 estratos inferiores. Asimismo, el lugar al que llega la persona tras su muerte varía según haya sido la causa del fallecimiento, es decir, su destino final no estaba ligado a sus acciones en vida, sino a la forma en la que moría. 

Así pues, existen diversos destinos que pueden tener los muertos según el modo en el que hayan fallecido. Algunos de estos son: 

Omeyacan

Gobernado por Ometecuhtli y Omecíhuatl, dioses primordiales de la sustancia y regidores del ciclo de la vida. Aquí llegaban los sacrificios, los guerreros que fallecían en combate y las mujeres que morían al dar a luz. 

Es importante resaltar que los aztecas equiparaban a una mujer que murió en el parto a los guerreros que fallecían en combate, por lo que tenían el privilegio de acompañar al sol desde el amanecer hasta el atardecer. 

En la cultura azteca ir a Omeyacan en el momento de la muerte es un honor al que no muchos pueden aspirar. 

Tlalocan

Presidido por el dios de la lluvia, Tlátoc. A este lugar llegaban aquellos que murieron por causas relacionadas con el agua. Las almas que alcanzaban este nivel disfrutaban de la abundancia y el descanso. 

Mictlán

El Mictlán era el destino final de las personas que fallecían por causas naturales y estaba gobernado por la pareja Mictlantecuhtli y Mictecacihuatl. Para llegar aquí los muertos debían viajar y superar diversos obstáculos durante cuatros años, en un camino compuesto por nueve dimensiones: 

  1. Apanohuaia o itzcuintlan.
  2. Tepectli Monamictian.
  3. Iztepeti.
  4. Izteecayan.
  5. Paniecatacoyan.
  6. Timiminaloayan.
  7. Teocoyocualloa.
  8. Izmictlan Apochcalolca.
  9. Chicunamictlan. 

Mictecacihuatl: leyenda

Según la leyenda, en la noche de Mictlantecuhtli, los protectores del Mictlán se visten elegantemente. La Dama de la Muerte,  Mictecacihuatl, luce sus mejores ropas y concede el permiso a los muertos de ir a la superficie y visitar a sus seres vivos.

Así, en el Día de los Muertos, las almas pueden visitar la tierra, ir con sus seres vivos, comer y beber con ellos, quienes los esperan en el campo destinado a esta celebración, a los bordes de Tenochtitlán. La diosa Mictecacihuatl crea un sendero lleno de flores de cempasúchil, flores naranjas que en la oscuridad del Mictlán iluminan el camino a los muertos que llegan.

Se dice que, aunque Mictlantecuhtli concede el permiso a los muertos, su cónyuge Mictlantecuhtli no está de acuerdo con esto, pero para no entrar en conflicto con su amada da su consentimiento; eso sí, colocando obstáculos en el camino, por lo que la diosa de la muerte acompaña a todas las almas esa noche. 

De esta manera, comienzan su viaje desde el inframundo, dejando atrás la novena región del Mictlán, para enfrentarse nuevamente al camino lleno de neblina que los trajo allí, pero a diferencia de la primera vez, ahora pueden verlo todo, pudiendo sortear todos los horrores con mayor rapidez puesto que su familia los espera en la superficie. 

Ya no sienten confusión ni angustia como cuando lucharon por llegar hasta los dioses de la muerte; ahora conocen lo que fue su vida y son conscientes de sus fallos y aciertos. Ahora son almas que se encuentran mucho más allá de las penurias que sufre un cuerpo humano, disfrutan del recuerdo de su vida mientras caminan al reencuentro con sus seres amados, que los esperan con ofrendas y alimentos. 

Fuente: uv

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *