Relatos paranormales y experiencias aterradoras que viven en la lucha libre

Relatos paranormales y experiencias aterradoras que viven en la lucha libre

Read Time:3 Minute, 32 Second

Fantasmas, hoteles embrujados, cultos satánicos, médiums y más espíritus… las experiencias en la lucha libre no fueron pocas

Cosas que se mueven solas, ruidos extraños y sombras son sólo algunas de las experiencias que muchos aseguran haber vivido o presenciado, y el mundo de la lucha libre no es ajeno a este tipo de anécdotas paranormales.

Los gladiadores, como gente común, también están expuestos a cualquier clase de situación en su vida fuera de los encordados, por lo que Thunder Storm, Jerry Calavera y Depredador nos relatan las cosas que han experimentado, en diferentes momentos, lugares y circunstancias; todas ellas con una dosis de terror, que aún no pueden explicar.

La Llorona

«Estábamos en familia, jugando baraja en La Magdalena Yancuitlalpan, Puebla. Nos encontrábamos bebiendo un poco de café para el frío, pues ya eran como las 3 de la mañana. De pronto, los perros del pueblo comenzaron a ladrar.

«Se pusieron como locos, inquietos y ladraban como desesperados. De pronto, se escuchó un terrible lamento, el cual se repitió como tres o cuatro veces. ‘Es La Llorona’, dijo una de las personas del lugar, muy asustada. De principio, no creíamos eso, hasta que la volvimos a escuchar. De verdad que es aterrador, se te enchina la piel y sientes un miedo inexplicable, te invade todo el cuerpo. Nos metimos corriendo a la casa, pero la verdad es que no pudimos ni dormir. El lamento es simplemente aterrador. No crean que es el clásico ‘Ay mis hijos’, eso no es verdad, es un lamento, un quejido escalofriante. Lo oímos como cinco veces», confesó Thunder Storm, quien asegura que en dicho lugar La Llorona se escucha muy seguido, «esto me sucedió hace dos años».

Sombras aterradoras

«Practico la religión de santería y hace cinco años me tocó hacer un trabajo en el Panteón Civil de San Lorenzo Tezonco. Nos saltamos como a eso de las 2 de la mañana, cuando de repente voy pasando por una cripta abierta y siento que alguien me prende del pie, no podía avanzar más, pues me estaban agarrando.

«Sentí horrible, volteé hacia abajo, a un lado, al otro, y no había nada ni nadie que me enganchara la pierna. Entonces, uno de mis hermanos de religión se me acercó con una sustancia que llamamos ‘chamba’. Me sopla con ella y me libera completamente. A la hora que volteo, se ven dos sombras tenebrosas, pues resulta que estábamos absorbiendo cosas que no sabíamos y todo eso tuvo consecuencias; esa noche fue muy tediosa para mí. Me tuvieron que hacer varios trabajos por las cuestiones que agarré para poderme liberar. Fue justamente por estas fechas de Día de Muertos, una experiencia muy fuerte», relata Jerry Calavera, quien lleva 14 años como luchador profesional.

También puedes leer: «Casas de muñecas” que los padres construyeron para sus hijas fallecidas

Las brujas y el nahual

«Cuando era niño nos invitaron a un pueblo que se llama San Felipe Teotlalcingo, en Puebla. Algo que nos llamó mucho la atención es que muchas de las casas tenían pintadas unas cruces muy grandes en sus puertas. Cuando el sol se comenzaba a meter a los niños ya no nos dejaban salir a jugar. El pueblo se quedaba a oscuras y nos metían, pero no nos decían bien por qué.

«Resulta que todas esas cruces eran para que las brujas no se acercaran a las casas, sobre todo, en las que había niños pequeños, bebés, pues se los llevaban. El pueblo está en las faldas de los volcanes y a lo lejos, en el monte, se ven unas bolas de fuego que van brincando de un lugar a otro y esas son las brujas», apuntó El Depredador.

El gladiador independiente añadió que «en ese entonces, la gente del pueblo tenía mucho miedo de eso y se encerraba en sus casas. Luego se escuchaban como aleteos en el techo, en los alrededores y eran las brujas que andaban por ahí. También decían que se aparecían los nahuales. Hombres que se transforman en animales, así que tampoco nos dejaban entrar a las milpas en la noche, pues a veces andaban por ahí, y se veían unos ojos rojos. La gente del lugar siempre tenía listos sus machetes, por si los tenían que enfrentar».

Fuente: superluchas

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %