Octavius, la leyenda del barco fantasma que desapareció

Octavius, la leyenda del barco fantasma que desapareció

Octavius



No se volvería a saber nada del Octavius hasta que trece años más tarde, el 11 de octubre de 1775

OctaviusLa desaparición del Octavius

Todo parecía ir según lo previsto. Y es que, el viaje que comenzó en el año 1761 con origen en Londres y destino a China, se llevó a cabo de una manera normal. Eso sí, la cosa cambió para la vuelta. Una vuelta en la que el capitán del Octavius decidió tomar un camino más corto. Para ello, tenían que cruzar el Paso del Noroeste. Una travesía que, dicho sea de paso, hasta ese momento nunca se había llevado a cabo con éxito.

El Octavius no iba a ser una excepción ya que una vez que se adentró en aquel misterio marino, nada más se volvió a saber de él. Lo cierto es que en ningún momento habían enviado una señal de socorro por lo que se pensaba que, al menos en un principio, todo iba según lo previsto.

También puedes leer: LA TERRIBLE INJUSTICIA DE GEORGE STINNEY Y SU EJECUCIÓN EN LA SILLA ELÉCTRICA

El “regreso” del buque fantasma Octavius

El 11 de octubre del año 1775 el Octavius, casi por arte de magia, volvió a emerger de las aguas para hacer acto de presencia. El buque fue encontrado en Groenlandia por un barco ballenero de nombre Herald.

Ahora llegaría lo peor ya que cuando la tripulación del Herald abordó el barco que estaba a la deriva se toparon con una escena que jamás podrían borrar de sus retinas. Y es que, para su asombro se encontraron a toda la tripulación congelada. Una congelación, que a tenor del aspecto que tenían, tenía que haber llegado de una manera súbita.


No había ningún signo de angustia o de defensa en la tripulación. Sin embargo, lo peor estaba por llegar ya que, el capitán del Octavius, fue encontrado congelado en su propio camarote al mismo tiempo que estaba escribiendo en el cuaderno de bitácora.

OctaviusLa versión oficial, como no podía ser de otro modo, era bastante ortodoxa. De hecho se llegó a asegurar de manera categórica que el barco quedó bloqueado por las gruesas capas de hielo terminando así con la vida de los tripulantes del Octavius. Pero, ¿Cómo es posible que un capitán de barco muriera congelado sentado en su silla? ¿Es creíble que, según narraron los hombres del Herald, los marineros de a bordo, no hubieran luchado contra el frío? ¿Cómo de súbita fue la variación de temperatura para no dar lugar a la huida?

Sea como fuere lo cierto es que los cadáveres se quedaron allí hasta que llegaron las autoridades. ¿Por qué? Muy sencillo y quizá sea un código que nunca sabremos pero los miembros del ballenero que les abordaron no querían tocar sus cuerpos. Hablaban de una maldición…

Fuente: pedacitosdelahistoria


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *