Mitología del mundo (Escocia): La leyenda de los selkies

Selkies



 Los selkies de ambos sexos solo podían quedarse con los seres humanos por un corto espacio de tiempo

Amorosas, afectuosas y amables, las Selkies son las grandes olvidadas de los mitos del mar. Almas dulces que prefieren bailar a la luz de la luna antes que atraer navegantes hacia la muerte, los entusiastas de la mitología a menudo pasan por alto a las selkies en favor de otras formas más interesantes de sirenas o criaturas marinas similares. Aun así, las selkies desempeñan un papel primordial en las mitologías escandinava, escocesa e irlandesa.

Selkie desprendiéndose de su piel de foca en una playa. (CC BY-SA 3.0)Sus mitos son tragedias románticas, un tema habitual en las historias de amor entre seres del mar y de tierra firme, aunque en estos relatos suelen ser las que se llevan la peor parte en lugar de sus amantes y esposos humanos. Pese a que los cuentos suelen comenzar con un agradable y pacífico “Érase una vez…”, nunca tienen un final feliz: en ellos siempre acaba alguien con el corazón destrozado.

Los mitos de las selkies son similares a los de las doncellas-cisne japonesas, aunque históricamente parece que los relatos de doncellas-cisne son anteriores a la tradición occidental. También hay de sexo masculino, aunque en cualquier caso tanto ellos como ellas son focas mientras están en el agua.

Lo que diferencia a las selkies de las sirenas principalmente (aparte de la elección del animal), es que su cuerpo sufre una transformación total al alcanzar la orilla: no se limitan a transformar sus colas de foca en piernas humanas, sino que cambian de forma por completo, convirtiéndose de animales marinos en humanos. Lo consiguen desprendiéndose de su piel de foca cuando llegan a tierra firme.

También puedes leer: BASTET: DIOSA ERA LA ENCARGADA DE PROTEGER LOS HOGARES Y OTORGAR ARMONÍA

Descritas como increíblemente bellas y atractivas (y apuestos los selkies masculinos), desempeñan tanto el papel de presa como el de depredador. Aquellas que acudían a tierra firme por su voluntad, a menudo iban en busca de individuos insatisfechos con su vida cotidiana. Los masculinos, por ejemplo, solían ir “a la caza” de las solitarias mujeres de los pescadores.

Es más habitual en los mitos y cuentos populares que los selkies “depredadores” sean de sexo masculino, a menudo en busca de mujeres solitarias. Sin embargo, también existen versiones en las que mujeres humanas deciden atraer a los varones a tierra firme, derramando siete lágrimas en el mar. Los selkies de ambos sexos solo podían quedarse con los seres humanos por un corto espacio de tiempo, debiendo esperar habitualmente siete años para volver a tierra firme de nuevo.

Sin embargo, esta norma se rompía cuando un/a selkie era obligado a mantener su forma humana contra su voluntad. 

La otra forma en que los selkies pasaban a formar parte del mundo de los humanos era cuando alguien robaba su piel de foca. Esto ocurría principalmente a selkies de sexo femenino, que encarnaban de este modo el papel de “presa”.



TOP 5 SELKIE BASED FILMS | Folkloreate

Cuando un selkie o una selkie deja de estar en posesión de su piel de foca, queda en poder del humano que se la ha arrebatado (casos a menudo descritos como matrimonios forzosos). Curiosamente, las mujeres selkie eran muy buenas esposas, aunque independientemente de lo feliz que pueda ser un/a selkie en tierra, o de cuántos hijos tenga con su cónyuge humano, en cuanto recupera su piel de foca, inmediatamente regresa al mar sin mirar atrás.

Otra leyenda poco habitual revela lo que pasa cuando un/a selkie decide regresar al mar. Parece ser, según un relato de las islas Feroe, que tras tomar esta decisión, ya no tienen opción de volver a su vida en tierra, ni aun si esa es su voluntad.

Una versión abreviada de esta historia nos cuenta cómo un marido humano que navega hacia una traicionera tempestad, se salva únicamente cuando su esposa selkie recupera su piel de foca y le rescata bajo esa forma de una muerte segura. Aunque este relato nos habla de un auténtico amor entre la selkie y su marido humano, el hecho de ponerse la piel de foca le impide regresar al mundo de los humanos, para siempre. Esto por supuesto no es más que una de las versiones de estas leyendas, y puede estar por tanto en contradicción con otros mitos, aunque resulta oportuno citarla al hablar de selkies, ya que revela que no todas las relaciones entre selkies y humanos son vanas.

Ilustración de una selkie desprendiéndose de su piel. (sites.google.com)

Las selkies son mucho más dóciles y dulces que otras criaturas mitológicas aparentemente similares, las sirenas, y es probable que esto se deba a que las culturas que creían en las selkies vivían muy cerca del mar, y en cierto modo, de los límites del mundo. Para estas culturas, el mar era a un tiempo salvaje y generoso. No resulta descabellado suponer que la naturaleza de las selkies continuase siendo dócil a lo largo de las sucesivas leyendas porque el mar era fuente de recursos para la supervivencia de los escandinavos y escoceses que creían en ellas.

Fuente: morganascoven


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *