Leyendas de México (Campeche): La cueva del Toro

Leyendas de México (Campeche): La cueva del Toro

Read Time:2 Minute, 48 Second

En el Barrio de San Román, Campeche, hubo una época en la que salir a medianoche era una sentencia de muerte

 

El Barrio de San Román es una de las colonias más pobladas del estado mexicano de Campeche; se ubica casi al norte de la entidad y entre sus calles se cuenta una leyenda que desde hace mucho atemoriza a sus casi cuatro mil habitantes por las noches.

Se dice que esta popular colonia del estado hay una cueva que en realidad es la guarida de un brujo, o chamán, es decir, un hombre que invoca a espíritus ancestrales utilizando sus poderes ocultos; cuenta la leyenda que este ser suele convertirse en toro por las noches.

Los pobladores del Barrio de San Román relatan que al caer la tarde, un gran toro negro se les aparecía y comenzaba a atormentarlos; pero después esta figura se transformaba en un hombre guapo que coqueteaba con las mujeres del pueblo y las invitaba a verse a la medianoche.

Ese galante caballero solía enamorarlas y pedirles que lo vieran a las 00:00 horas en la cueva, pero una vez que ellas acudían al supuesto encuentro romántico, el hombre no llegaba; a cambio, el gran toro negro aparecía y a ellas nunca más se les volvía a ver.

También podrías leer: RICHARD GALLAGHER: PSIQUIATRA QUE PRESENCIÓ MÁS DE 100 EXORCISMOS

Todo comenzó…

Las mujeres empezaron a desaparecer. Al principio todos creían que era una coincidencia, que ellas se iban por voluntad propia. Sin embargo, el número de jóvenes desparecidas fue incrementó de manera alarmante. Era momento de armas tomar.

Pero ¿por dónde empezar? Aparte de los bramidos, no había nada inusual. Nada que indicara el porqué de la desaparición de las muchachas. Ni una pista. Y cómo sospechar de los habitantes. De ninguna manera el sacerdote o los comerciantes podían estar involucrados. Hasta que lo supieron, el culpable había estado frente a ellos todo el tiempo.

Nadie sabía de dónde era o que hacía en San Román. Era un hombre tan encantador y hábil con las palabras que no se molestaron en preguntarle. Pero la coincidencia era demasiada.

Cueva del toro

Cada vez que él se encontraba con una mujer en el día, ella desaparecía en la noche. Las cortejaba y las convencía de encontrarse en la entrada de la cueva del toro. Después de eso, nadie las volvía a ver, ni a saber de ellas. Y los bramidos se escuchaban cada vez más fuerte. Pues el extranjero no era un hombre normal. De noche se transformaba en un enorme toro y aterrorizaba a quien se le pusiera enfrente.

Así «vencieron» al gran toro

Hartos de este ser que atemorizaba al popular barrio, se dice que los pobladores una noche lucharon contra él y lograron derrotarlo sacándole el corazón, el cual -dicen- estaba en una fruta que colgaba de un árbol de mamey; luego de ello, relatan que cayó una lluvia torrencial e inundó la cueva.

Otros habitantes de la colonia cuentan de boca en boca que en realidad el chamán que se convertía en una bestia negra decidió irse para siempre, pero se atreven a afirmar que por las noches todavía se escuchan en San Román fuertes bramidos, como si se tratara de un toro.

Fuente: mTexicotravelclub

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *