La tripulación fantasma de Watertown

Watertown

No existen registros del “S. S Watertown”, por lo cual, se ha convertido en un verdadero enigma, tan misterioso como el espectro de los marineros

En diciembre de 1924, el buque tanque estadounidense Watertown surcaba la costa de California hacia Nueva Orleáns, vía el Canal de Panamá, cuando dos marineros, Courtney y Meehan, se asfixiaron por emanaciones de petróleo. Fueron sepultados en el mar, cerca de la costa mexicana.

Antes del crepúsculo del día siguiente, el segundo oficial vio dos rostros en las olas, cerca del costado a babor. De inmediato reconoció a los dos marineros muertos. Las cabezas aparecieron a diario mientras el barco estuvo en el Pacífico y casi todos los miembros de la tripulación las vieron en muchas ocasiones, ya fuera solos o en grupos.

Las cabezas aparecieron a 3 metros de distancia entre sí, a unos 13 metros del barco, flotando sobre las crestas de las olas. Más grandes que las cabezas de los vivos, los espectros permanecían unos 10 segundos, desaparecían y volvían a aparecer. Al llegar al Atlántico, no se volvían a ver.

Puedes leer también: EL MISTERIO DE LAS EXTRAÑAS LUCES DE GALES DE MARY JONES

Al llegar a Nueva Orleáns, el capitán Tracy, notificó lo sucedido a la oficina del embarque (la Cities Sirve Company). Nadie a bordo del barco tenía una cámara para fotografiar los rotros, por lo que el maestre compró una antes de iniciar el viaje de regreso. Cuando la aparición se presentó una vez más, el capitán Tracy fotografió los rostros y guardo bajo llave la cámara y la película en su caja fuerte.

Más tarde, un laboratorio en Nueva York no encontró nada extraño en cinco de las seis exposiciones, pero una mostraba los rostros con bastante claridad. Una agencia de detectives, a la que se le pidió examinar el negativo, no halló signos de fraude.

Los rostros aparecieron con menor frecuencia durante el tercer viaje. Por el mal tiempo no se tomaron fotos. Después, la tripulación cambio y no hubo indicios de más apariciones.

No todos en cubierta creyeron en los rostros. Algunos aseguraron que era un efecto óptico y que la identificación de los marineros muertos era una simple sugestión. Sin embargo, no es probable que los efectos ópticos se repitan día tras día y que sean vistos por varias personas cada vez. La fotografía, de ser auténtica, tampoco es fácil de explicar.

Watertown

Al otro día de ser sepultados en el mar, las cabezas espectrales de dos marineros del Watertown aparecieron en las olas, cerca del barco. El capitán las fotografió y una exposición reveló su imagen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *