La maldición de la estatua de las mujeres de Lemb

lemb



Lemb: En 1878 se descubrió una estatua en la isla de Chipre, un ídolo de la fertilidad que podía datar del 3.500 a.C

Lemb: conocida como La Diosa de la Muerte, la pequeña estatua de piedra caliza hecha a mano alrededor del año 3500 a.C, ha llevado a la muerte a familias enteras.

Después de que fuera descubierta en Europa del Este en 1878, Lord Elphont se convirtió en el primer propietario de la estatua. En pocos años, toda su familia murió.

La siguiente familia del dueño tuvo la misma suerte. Después de haber sido vinculada con la muerte de varias más familias, Sir Alan Biverbrook finalmente donó el artefacto al museo Royal Escocés después de que su esposa y sus dos hijas murieran.

También puedes leer: LA MÁQUINA DEL TIEMPO QUE GUARDA EL VATICANO, EL CRONOVISOR

La maldición de la estatua de Las Mujeres de Lemb

Pocos datos se saben de esta estatuilla pero lo que sí se sabe con total seguridad es que esta maldita.

“Las Mujeres de Lemb” o “La Diosa de la Muerte”, como se le apoda, es una estatua tallada en piedra caliza y fue descubierta en 1.878 en Lemb, Chipre.

La historia se remonta al 3.500 a.C., al parecer representa a una diosa, un ídolo de la fertilidad.

Su primer dueño fue el Señor Elphont, la tuvo 7 años en su poder y durante esos 7 años los 7 miembros de la familia Elphont murieron por causas misteriosas.



Su segundo dueño fue Ivor Manucci y durante el tiempo que estuvo la estatua en la vida esta familia todos murieron de forma misteriosa.

El tercer dueño fue el Señor Thompson-Noel, y tanto él como su familia corrieron la misma suerte que los anteriores dueños. Durante los años que tuvieron la estatua en su poder todos los miembros fallecieron en circunstancias misteriosas.

user uploaded image

El cuarto propietario fue Sir Alan Biverbrook, y tanto él como su esposa y dos hijas murieron. Pero los dos hijos varones de Biverbrook sobrevivieron, y a pesar de que eran escépticos del ocultismo, tenían mucho miedo por las muertes repentinas y extrañas de los miembros de la familia. Estos dos hermanos  decidieron donar la estatua al Museo Real de Escocia en Edimburgo, donde se encuentra actualmente.

user uploaded image

Pero si pensamos que con esta donación de la estatua de Las Mujeres de Lemb se rompe la maldición, estamos muy equivocados. Porque poco tiempo después de que la estatua se incluyera en el museo, el jefe de la sección en la que la estatua estaba colocada murió repentinamente. Lo lógico es que nadie del museo va a admitir que la estatua puede ser la culpable de la extraña muerte del jefe de sección y mucho menos que tenga propiedades sobrenaturales.

Fuente: narradoresdelmisterio


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *