La leyenda del sacerdote sin Cabeza

sacerdote



Este cuento de un sacerdote muy picarón que recibe un castigo por su mal comportamiento

sacerdoteLa leyenda del Sacerdote sin cabeza personaje también conocido como el Padre sin cabeza, el  Cura sin cabeza o el Fraile sin cabeza, es una leyenda muy popular  que se desprende del folclore americano colonial. Este ser no es más que un espectro o un fantasma que vaga las calles del pueblo sin cabeza, las leyendas de porque deambula sin cabeza son muchas.

Todas las versiones coinciden en que el Sacerdote sin cabeza anda por las noches oscuras en horas de la madrugada asustando a quien se le cruce por su camino, aunque también se dice que se lo ha visto en más de una ocasión en la iglesia que alguna vez fue su hogar, inclusive hasta se dice que se lo ve dando alguna misa o al menos fungiendo hacerlo.

También puedes leer: LA HISTORIA DE PRISCILA LOERA: EL SECUESTRO MÁS LARGO DE MÉXICO




La leyenda cuenta que esta criatura alguna vez fue un sacerdote de verdad, pero que fue maldecido por Dios por haber cometido el sacrilegio de tener relaciones sexuales con una mujer casada en la propia iglesia, hecho del cual nunca se arrepintió, esta leyenda se asocia a la leyenda de la Mula sin cabeza, criatura que se dice que fue la mujer que acompañó al cura en este sacrilegio y que también fue maldecida por Dios.

sacerdoteDe esta leyenda existen muchas versiones similares, pero con hechos distintos. En la versión centroamericana este personaje fue un cura defensor de los indígenas, hecho que lo llevó a su decapitación.  Otra versión cuenta que fue un sacerdote que vendió su alma al diablo para cometer horrendos crímenes. En una versión chilena este cura fue decapitado por la propia santa inquisición. En la versión colombiana se trataba de un cura que fue acusado de brujo y que el propio pueblo lo decapitó. En cualquiera de estas versiones siempre el  Sacerdote sin cabeza anda asustando por las noches a quien se atreva a cruzarse en su camino.

Fuente: goraymi


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *