¿Hubo en realidad un cuarto rey mago llamado Artabán?

rey_mago



La historia narra las vicisitudes del cuarto rey mago llamado Artabán en la búsqueda de Jesús a través de los años

rey_magoBasados en el libro escrito por Henry van Dyke de 1896, Artabán sería el cuarto Rey Mago que lamentablemente a diferencia de Melchor, Gaspar y Baltazar, se desvió del camino impidiendo así su llegada a tiempo al lugar de reunión, donde nacería Jesús.

Artabán, que según lo describe van Dyke, era un hombre de barbas largas y ojos nobles, emprendió su viaje para llegar al punto de encuentro: Borsippa, lugar que según emisarios de los tres Reyes Magos había sido señalado por la estrella que anunciaba la llegada del Mesías.

Ante esta noticia el hombre preparó tres regalos para Jesús: Un diamante protector de la isla de Méroe, un rubí de Sirtes y un pedazo de jaspe de Chipe.

También puedes leer: ¿POR QUÉ SE CELEBRA EL 28 DE DICIEMBRE EL DÍA DE LOS INOCENTES?

Sin embargo, Artabán se vio desviado del camino cuando se topó con un hombre que había sido robado y despojado de sus pertenencias. Conmovido por su historia, lavó sus heridas y regaló el diamante de Méroe que guardaba para el Mesías.

Continuando con su travesía, Artabán se vio retrasado una vez más por la muerte de su caballo quien perdió la vida debido al cansancio. Pese a esto, el hombre consiguió llegar a su destino, encontrándose con que Herodes había ordenado asesinar a los más pequeños a raíz del nacimiento de Jesús.

rey_magoAl ver lo que ocurría, intentó negociar con uno de los soldados el perdón de la vida de un niño a cambio del rubí de Sirtes, pero terminó siendo apresado y enviado a Jerusalén, donde fue encerrado por treinta años. Durante ese tiempo, se enteraría de la existencia de un hombre que sanaba a los heridos, capas de realizar milagros. Detalle que lo hizo pensar se trataba del Mesías.

Convertido en un viejo y sufriendo de ceguera, Artabán consiguió salir de prisión encontrándose con la noticia de que un hombre sería crucificado al ser juzgado como ‘falso profeta’ y ‘blasfemar’ contra Dios.

Entre toda la multitud, se dio cuenta que una joven sería vendida como una esclava en una plaza y sintiendo empatía por ella ofreció lo último que le quedaba y que había guardado por años: El jaspe de Chipre con el que consigue la libertad de la mujer.



Artabán, así como el resto de la multitud, se vieron sorprendidos ante un temblor que abrió la tierra, provocando que ésta se tragara al hombre.

Ante de dar su último suspiro, Artabán se vio deslumbrado por la figura de un hombre que le agradeció por alimentarlo cuando tuvo hambre, por darle de beber cuando tuvo sed, por vestirlo cuando estaba desnudo, curarlo cuando enfermó y liberarlo cuando fue prisionero.

Desconcertado por las palabras de aquella aparición, le preguntó cuando había hecho él todo eso, a lo que la figura que se trataba del Mesías le respondió que ‘al haberlo hecho por sus hermanos, era como si lo hubiera hecho por él’.

Fue así que el cuarto Rey Mago consiguió ver antes de morir a Jesús y ascender junto con él al cielo. Según narra la leyenda.

Fuente: aleteia


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *