Historia que inspiró a Stephen King para hacer: Pet Sematary

Stephen_King



El resultado de las tribulaciones existenciales de Stephen King fue una novela que se tituló Cementerio de animales y que King no quiso publicar

pet sematary | TumblrLa historia de este relato tan aterrador se remonta a 1978. Aunque por entonces Stephen King ya era un escritor celebérrimo y millonario, decidió aceptar un trabajo de profesor en la Universidad de Maine, su alma mater. Lo que pudo haber sido un pacífico retiro acabó siendo una experiencia de lo más macabra, y no precisamente por culpa de los alumnos o la burocracia académica, sino del mal ojo de King para elegir casa. El domicilio en el que se instaló la familia del escritor durante aquellos meses estaba cerca de un tramo de carretera especialmente peligroso. La cantidad de mascotas muertas en el lugar era tan grande que los niños de la ciudad de Orrington habían convertido el paraje vecino en un camposanto para enterrarlas.

También puedes leer: HISTORIAS DE SUSCRIPTORES: KIMBERLY, JUSTICIA DEL MÁS ALLÁ

Naomi King, la hija del escritor, se vio obligada a usar el macabro rincón después de que su gato sumara la lista de animales muertos. Y, por si fuera poco, otro de sus vástagos (Owen, ahora escritor y guionista de TV) se libró por los pelos de morir arrollado por un coche. El comprensible susto hizo mella en la actitud de Stephen King hasta el punto de que este empezó a incubar una macabra idea: ¿qué pasaría si una persona destrozada por la pérdida pudiera resucitar a sus seres queridos?

El resultado de las tribulaciones existenciales de King fue una novela que se tituló Cementerio de animales y que King no quiso publicar. No solo porque le traía malos recuerdos, sino porque su esposa Tabitha King y algunos amigos escritores le habían indicado que daba demasiado miedo. El escritor solo dio Cementerio de animales a la imprenta en 1986 para cumplir con una deuda con su editorial. Y una vez en las estanterías, los lectores se quedaron helados del susto con la historia de Louis Creed (Clarke, interpretando a uno de tantos álter egos de King), ese médico cuya familia parece perseguida por la muerte y que se obsesiona con ese lugar próximo al cementerio de mascotas donde nunca, nunca, hay que enterrar ningún cuerpo muerto. Y menos aún el de un ser humano…

Spoilers & Popcorn: The first time 12 - Il cimitero delle aspettativeGracias a la vieja artimaña kingiana de buscar el lado horrible de lo cotidiano, Cementerio de animales se convirtió en una novela de culto y fue nominada al World Fantasy Award. En 1989 tuvo una adaptación al cine (El cementerio viviente) más recordada por su BSO (con una canción de los Ramones incluida) que por sus méritos cinematográficos. Ahora, la película de Kölsch y Widmyer llega para hacerle justicia a una novela que Stephen King confiesa no haber leído nunca: recuperar su historia, explica, le da demasiado miedo.

Fuente: pinterest


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *