Historia del juguete que inspiró la película de Chucky el muñeco diabólico

Historia del juguete que inspiró la película de Chucky el muñeco diabólico

chucky



Desde que Chucky se nos presentara en pantalla en Child’s play (1988), el muñeco se ha convertido en una referencia habitual de los personajes de terror

Todos conocemos la famosa película de terror “Chucky”, pero sabemos que está basada en un hecho real que a continuación te compartimos.

Está historia se está haciendo viral y ha acaparado la atención de usuarios de redes sociales la historia que, de acuerdo con diversos portales, ha fungido como la base para crear uno de los personajes más representativos del género cinematográfico del terror: “Chucky”, el “muñeco diabólico”.

chucky

La historia se vivió  en el años de 1896, cuando un matrimonio hizo la compra de un muñeco fabricado a mano a una mujer, de quien no sabían más que era esclava y que se rumoreaba practicaba la hechicería.

Algunas de las versiones de la historia aseguran que Robert Eugene Otto, el niño al que le fue regalado el muñeco, nombró a su juguete Robert, al igual que él, y lo convirtió en su incondicional compañía durante su infancia.

También puedes leer: THE POISON GARDEN O EL JARDÍN VENENOSO DE INGLATERRA

Al paso del tiempo situaciones fuera de lo común comenzaron a presentarse en el hogar Robert.

Cuentan que cuando Robert Eugene Otto creció, el muñeco fue encerrado en el ático. No fue hasta que una nueva familia llegó a internarse en las paredes de esa casa en Key West, Florida, EU, que los extraños sucesos comenzaron a presentarse otra vez.

Pero fue la pequeña de la pareja que vivió momentos de impactó por el muñeco y aseguró que la golpeó e intentó quitarle la vida.



El misterio se mantiene y sigue apoyando la base de la historia de “Chucky”, una narración que toma fuerza ahora que Lars Klevberg dirige la nueva versión.

Actualmente Robert se encuentra en un museo de Key West, Florida, lugar en donde según los trabajadores del museo continúa asustando personas.

Si visitas el museo y quieres tomarte una fotografía con Robert primero debes pedirle permiso y esperar que él te autorice afirmando con la cabeza.

Fuente: AS


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *