Escuchar fantasmas de niños que ríen y lloran en la casa

Escuchar fantasmas de niños que ríen y lloran en la casa

Read Time:8 Minute, 57 Second

Se sostiene que una de las actitudes más frecuentes entre los niños fantasma es convertirse en el amigo imaginario del niño de la casa

Psicofonia aterradora de dos niños fantasma cantando a todo pulmon en  SOPORTE TECNICO en mp3(29/08 a las 22:45:41) 00:52 28200890 - iVooxDe todos los fenómenos paranormales que pueden ocurrir en una casa, la aparición de fantasmas de niños es, quizás, uno de las más interesantes, precisamente debido a que sus características difieren notablemente de otro tipo de experiencias similares.

En esta ocasión intentaremos analizar algunas de las principales características de este fenómeno, en parte, porque se trata de una de las consultas que más a menudo llega a nuestro correo electrónico. Con el permiso de los remitentes, también compartiremos algunos fragmentos de esas experiencias para ilustrar algunos puntos de interés.

Casi todos los investigadores coinciden en afirmar que el fantasma de un niño, tristemente, actúa sin saber que él o ella están muertos. Realmente no entienden qué le sucedió, lo cual los sume en un profundo estado de confusión y de constante y desesperada búsqueda de ayuda. Si bien sus manifestaciones pueden infundir miedo en los habitantes de la casa, en realidad este tipo de entidades simplemente busca llamar la atención para obtener la ayuda de un adulto.

Annie Besant, por ejemplo, sostiene que una de las actitudes más frecuentes entre los niños fantasma es convertirse en el amigo imaginario del niño de la casa. Por regla general, mucho antes de que los adultos de la casa detecten esa presencia, los más pequeños ya han establecido un vínculo de amistad y juegos con ella.

Ahora bien, una de las formas más habituales en que el fantasma de un niño trata de comunicarse con los vivos es a través de la risa. De hecho, esto remite a uno de los fenómenos paranormales más conocidos: escuchar la risa de un niño en la casa —naturalmente, cuando no hay niños allí, o bien en habitaciones donde no hay nadie—, como si estuviese jugando o simplemente divirtiéndose al causar una reacción en nosotros.

Lois Bourne comenta un dato interesante al respecto, y afirma que esas voces y risas de niños fantasma siempre se producen en los lugares más improbables de la casa, es decir, en habitaciones en las cuales el oyente sabe perfectamente que no hay nadie; como si de algún estas entidades estuviesen intentando capturar nuestra atención, con suma cautela y timidez, pero también brindándonos señales claras del verdadero origen de aquellos sonidos.

Las risas se escuchan con mayor frecuencia en los dormitorios de la casa, y rara vez en los espacios comunes, como el comedor o la cocina, aunque también pueden provenir ocasionalmente de allí. Por otro lado, los llantos se oyen generalmente en los rincones más oscuros de la casa, que casi siempre coinciden con ser los menos visitados por sus habitantes.

La presencia del fantasma de un niño coincide con otros fenómenos asociados durante la primera etapa de las manifestaciones. Es común que los habitantes de la casa, por ejemplo, sientan que algo les respira en la cara cuando están en la cama, y en ocasiones también puede surgir alguna experiencia aparicional durante el día —es decir, sentirse observado o sentir «presencias» cuando estás solo—, sobre todo en el caso de las mujeres. Ya en una segunda fase, las risas y llantos se convierten en fugaces apariciones de pequeñas sombras fugitivas que pasan velozmente de una habitación a la otra).

También podrías leer: MITOLOGÍA NÓRDICA: ¿QUIÉN ES JÖRMUNDGANDER? EL MITO DE LA SERPIENTE DE MIDGARD

Si bien las voces y risas de niños fantasma pueden escucharse de noche, este fenómeno también puede ocurrir durante las horas del día. Al respecto compartimos una experiencia que ha llegado a nuestro correo:

Vivo sola en una casa bastante nueva. Lo digo porque normalmente no ocurre nada raro. Pero, en ocasiones, durante las mañanas, mientras me estoy preparando para ir a trabajar, hasta con la tele encendida, escucho otras voces de fondo, primero la de un niño y después la de un hombre adulto. Un sábado, hace poco, podría haber jurado que había un hombre y un niño conversando en el cuarto de al lado, en realidad, un hombre retando con mucha agresividad a un chico. Podía escucharlos claramente. El adulto tenía una voz áspera, como la de un viejo. Fui hasta ese cuarto en puntas de pie. Estaba bastante segura que realmente vería algo, pero nada. Fue muy extraño.

La misma persona añade una experiencia más:

Otro día, mientras estaba en la cocina, escuché el ruido de pasos, como de pies descalzos que corrían por el pasillo. El tranco era demasiado corto para ser el de un adulto, de hecho, sonaba exactamente como un chico corriendo descalzo. Sinceramente no me dio miedo. Lo que me asustó vino inmediatamente después: el sonido de tacones altos, de mujer, yendo muy rápido detrás de los pasos del niño. Me transmitió una sensación de enojo atroz.

La puerta de la cocina estaba cerrada, y los pasos se oían en el pasillo que comunica con un dormitorio y el living. Esa vez no me atreví a investigar, y me quedé en la cocina durante media hora, por lo menos, hasta que me animé a salir. Entré corriendo a mi cuarto, y justo cuando cerraba la puerta, muy fugazmente, vi a un chico con una sonrisa muy triste, mirándome, antes de salir corriendo. Desde el otro extremo del pasillo se escuchaban los tacones yendo detrás de él. No llegué a ver nada más.

Buena parte de estas experiencias coinciden con los principales elementos que suelen observarse ante el fantasma de un chico:

a- Rara vez se experimenta miedo ante la presencia de un niño fantasma. Puede existir cierta inquietud, pero ciertamente no terror.

b- Este tipo de presencias son las más recurrentes en la casa, pero también hay otras, en general, asociadas a una presencia hostil, que de algún modo acecha a los niños.

c- Los animales de la casa no se muestran inquietos ante la presencia de un niño fantasma.

Otros fenómenos asociados, extrañamente, tienen que ver con zumbidos, y hasta con canciones y melodías, que parecen estar siendo susurradas en los oídos de los habitantes de la casa. Suenan de forma externa, y hacen que el oyente deba voltear la cabeza rápidamente para ver si hay alguien detrás de él. En ciertos casos se oyen palabras sueltas, e incluso oraciones completas, que pueden o no hacer referencia a la persona que las escucha.

89 ideas de Fantasmas | fantasmas, imágenes de fantasma, danza de la muerte

A continuación compartimos otra experiencia muy interesante, la cual hemos resumido, además de eliminar aquellos detalles que forman parte de la privacidad e identidad de quien nos la ha enviado:

»La semana pasada, justo cuando me estaba quedando dormida, me despertó una vocecita que parecía venir desde mi hombro izquierdo:

»—MMMMAAAAMMMMIIII….

»Me incorporé de un salto porque estoy condicionada a responder ante ese tipo de llamados (tengo dos hijas), pero entonces me di cuenta que las chicas no estaban en casa esa noche (estaban en lo del padre). Miré al perro, acostado en el rincón. Estaba muy tranquilo. Entonces pensé que tal vez lo había soñado, o que estaba medio dormida, y no le di demasiada importancia. niños niños 

»Unos días más tarde, con las chicas en casa, yo estaba en el baño. Desde ahí puedo escuchar claramente en qué cuarto de la casa están las nenas, e incluso si están hurgando donde no deben. Entonces volví a escuchar, como si me hablaran sobre el hombro:

»—MMMMAAAAMMMMIIII….

»Me paralicé, físicamente, porque mi cabeza daba vueltas a mil. Casi estuve a punto de responder, pero me callé. Reconocí la voz. Era la misma que la noche anterior. Salí corriendo del baño, fui al comedor y llamé a mis hijas. Les pregunté si me habían llamado, aunque sabía que no podían haber sido ellas.

»Como la primera vez, traté de no darle importancia. Esta vez costó más dejarlo pasar.

»Unos días después, mis hijas y yo estábamos mirando una película, juntas, en el living. El perro estaba echado a los pies del sillón. Entonces escuchamos un golpe fuerte desde el otro extremo de la habitación, donde está la biblioteca. Lo que vimos nos impactó a las tres: unos libros se habían caído, aparentemente, solos, pero no cualquier libro, sólo los libros infantiles de las chicas.

»Estoy más allá del escepticismo en este momento. Estoy segura de que es paranormal, aunque no sé el motivo, ni cómo debo proceder. Espero que acá pueda encontrar algunas respuestas.

Por cuestiones de privacidad no entraremos en mayores detalles acerca de lo que ocurrió luego. Basta decir que las experiencias continuaron en la casa de nuestra visitante, y que eventualmente cesaron, tan abruptamente como comenzaron. Sin embargo, de tanto en cuanto el fenómeno recrudece, y vuelve a desaparecer, aunque cada vez con mayor espacio de tiempo entre un episodio y otro.

Niño Fantasma? | Terror Amino

La última experiencia, ocurrida este año, nos fue comentada por nuestra visitante a propósito de un episodio que le fue referido por una de sus hijas, el cual comentamos brevemente a continuación:

»Hay un cuarto de nuestra casa que antes era algo así como una oficina, o un estudio, donde mi exmarido realizaba algunos trabajos. Ahora lo usan las chicas como cuarto de juegos, donde tienen sus juguetes, sus cosas, en fin, nada extraño. Ahí hay un sillón-cama muy viejo, destartalado, que tiene una particularidad. Cuando una se pone de pie, después de estar sentada o acostada durante un rato, se oye como se tensan los resortes. Es un ruido familiar, que las tres conocemos bien.

»El caso es que esta semana, durante tres noches consecutivas, escuchamos ese ruido a la misma hora, alrededor de las nueve de la noche, cuando no había nadie en el cuarto. Eso nos inquietó, claro, pero lo peor sucedió una noche después, la cuarta, donde todas escuchamos claramente que alguien saltaba arriba del sillón.

»No me refiero a un ruido ocasional, sino a un salto parejo, regular, junto con unas risitas medio nerviosas. Esto duró un minuto, aproximadamente. Después se oyó un golpe fuerte, sordo, en la pared. Las risas pararon de repente. El sillón siguió quejándose un poco, como si hubiesen parado de saltar y los resortes empezaran a volver a su lugar. Entonces escuchamos un llanto ahogado. No podría asegurarlo con exactitud, pero sonaba con el mismo tono infantil que antes se reía.

Este tipo de experiencias, insistimos, no son tan infrecuentes como pensamos; de hecho, en casi todas las casas con algo de historia seguramente hay experiencias similares, a veces en primera persona, otras narradas por alguien con más años viviendo allí.

En todo caso, como decíamos al comienzo, la presencia del fantasma de un niño que ríe y llora en la casa ciertamente puede resultar inquietante, aunque en todo momento debe recordarse que estas entidades simplemente buscan llamar la atención, y obtener ayuda. niños

Fuente: PostmortemX666

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *