El terrible caso de violación de Madge Oberholtzer por un miembro de KKK

El terrible caso de violación de Madge Oberholtzer por un miembro de KKK

Read Time:3 Minute, 28 Second

El estado de Madge finalmente se agravó tanto que decidieron llevarla a su casa, pensando que no recuperaría el conocimiento

Saturdays, noon to 1 p.m. ET on WICR 88.7 FM. Or stream audio live from  anywhere on WICR Online! You can listen to recent shows by clicking the  podcast links below, or check out our extensive archive of past shows  available as podcasts. March 6, 2021 ...Madge Augustine Oberholtzer era una maestra estadounidense nacida en 1896 que tuvo la desgracia de salir durante un corto tiempo con David Stephenson Curtiss, “Gran Dragón” y uno de los miembros más odiosos del Ku Klux Klan.

Stephenson era ayudante del gobernador de Indiana y prometió ayudar a Madge en su tarea de alfabetización de adultos si consentía en salir con él. Tras una fiesta en la mansión de Stephenson, ella no quiso saber nada más del hombre. Él no pudo aguantar la negativa y un tiempo después la citó en su casa para ultimar unos detalles sobre el programa “Círculo de Lectura” que ella estaba impulsando y que, debido a recortes presupuestarios, pendía de un hilo. Debían verse esa misma noche, ya que él debía partir para Chicago.

Era el 15 de marzo de 1925. Madge pensó que su proyecto valía la pena y accedió a acudir a su casa. Uno de los guardaespaldas de Stephenson llamado “Gentry” la recogió y la llevó a la mansión. Una vez en ella fue llevada a la cocina y allí Sthepenson, Gentry, el chófer y otro guardaespaldas al que llamaban “Clenck”, la obligaron a beber whisky hasta que se puso completamente ebria. Luego a punta de pistola la sacaron de la casa y en un coche la llevaron hasta la estación de ferrocarril.

En la estación estaba esperando el tren privado de Sthepenson. La subieron al vagón y allí Stephenson le quitó la ropa y la mordió y violó repetidamente. Las mordeduras fueron de tal calibre que el forense que examinó su cuerpo dijo que parecían hechas por un caníbal y afectaron su cara, el cuello, el pecho, las piernas, los tobillos, la espalda y la lengua. Madge, ebria por el alcohol que le habían obligado a ingerir, no pudo defenderse, pero cuando se repuso, lo amenazó con llevarlo ante la Ley. Él le contestó que no temía nada y dijo literalmente “Yo soy la ley en Indiana”. Como miembro destacado del KKK, creía que podía actuar impunemente. El tren emprendió la marcha hacia Chicago y en una parada se llevó a la chica a un hotel donde la obligó a inscribirse como su esposa.

También podrías leer: El turbulento y controvertido exorcismo de George Lukins

Madge desesperada decidió quitarse la vida, fingió ceder y pidió que la acompañasen a comprar colorete. En la compra incluyó pastillas de cloruro de mercurio que ingirió al llegar al hotel. Al poco tiempo empezó a vomitar sangre, pero Stephenson se negó a llevarla a un hospital, a menos que primero pasaran por una iglesia y se casara con él.

El estado de Madge finalmente se agravó tanto que decidieron llevarla a su casa, pensando que no recuperaría el conocimiento antes de morir. Dijeron a sus padres que había sufrido un accidente automovilístico y huyeron.

Madge Augustine Oberholtzer - Inicio | Facebook

Madge Oberholtzer no murió inmediatamente, el 28 de marzo hizo una declaración firmada a la policía explicando todo lo que le había ocurrido. Murió en el hospital el 14 de abril debido a la infección por estafilococos que le produjeron las mordeduras a lo que se añadió una insuficiencia renal por el envenenamiento con mercurio.

El Gobernador no apoyó a Stephenson y éste fue acusado de violación y asesinato en segundo grado. A pesar de los intentos de su abogado por defender lo indefendible, un jurado lo encontró culpable de secuestro, violación y asesinato en segundo grado, por lo que fue condenado a cadena perpetua.

El brutal ataque que sufrió Madge indignó a la mayoría de seguidores del Ku-Klux-Klan y les abrió los ojos ante lo que suponía realmente la nefasta organización y la abandonaron en masa. El propio Stephenson, al no conseguir el indulto que esperaba, denunció a sus correligionarios y destapó numerosas tramas de corrupción y abusos por todo el estado. De casi 500.000 afiliados al KKK, al cabo de tres años únicamente quedaron 4.000.

La declaración de Madge en su lecho de muerte sirvió por lo menos para que el KKK desapareciera prácticamente del estado de Indiana.
Fuente: indystar
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *