El Libro de Abramelín el Mago, grimorio esotérico de sabiduría cabalística

Abramelín



Uno de los pasajes más obvios de este grimorio es un elaborado ritual llamado “Operación Abramelin”, que se cree que permite al mago merecer el “conocimiento y diálogo” de su “ángel guardián” y también cegar a los demonios

Retomando el tema de los magos famosos de la Edad Media, en este entrada pretendemos dar una breve descripción de lo que es el libro sagrado del mago Abramelin.

Los grimorios son libros que reúnen conocimientos mágicos y que fueron escritos generalmente entre la Baja Edad Media y finales del siglo XVIII. La palabra grimorio proviene del francés y parece ser una desviación de «grammaire», gramática. En la Edad Media «gramática» era cualquier libro de conocimientos básicos. Los grimorios lo eran de astrología, fórmulas, hechizos…y todo tipo de sabiduría relacionada con la magia. En Supercurioso hemos visto algunos de ellos como El extraordinario Arbatel, un manual de magia de 1575 o Aradia: El Evangelio de las brujas, en esta ocasión os traemos el Grimorio de Abramelín el mago.

También podrías leer: DE LEYENDAS MÉXICO (VERACRUZ): LA SIRENA DE TAMIAHUA

El Grimorio de Abramelín el mago

Abramelín el mago es un personaje oscuro del que únicamente sabemos que vivió en Egipto en el siglo XV. Un judío alemán llamado Abraham de Worms lo conoció en un viaje a Egipto, cerca de la ciudad de Araki, y consiguió que le transmitiera todo su saber místico y de magia cabalística. Abraham lo transcribe en forma de cartas dirigidas a su hijo llamado Lamec. Nos describe a Abramelín como un sabio erudito y amable, muy anciano ya, que le exige a cambio de su sabiduría que no abandone el camino del Señor. Le entregó dos libros para que hiciera él mismo una copia y le pidió una cantidad de dinero a cambio para repartirla entre los pobres de la ciudad.

El Grimorio de Abramelín el mago

Tras un elaboradísimo ritual que puede tardar meses, se consigue comunicación con el ángel guardián de los magos, poseedor de todo conocimiento. Para llegar con éxito al final de este largo proceso se deben observar una serie de normas entre las que se encuentran el rezo diario, la castidad, la abstinencia de bebidas alcohólicas y la rectitud en todas las acciones que se emprendan en la vida diaria. Si todo ha ido bien, se aparecerá el Ángel de la Guarda y revelará sus mágicos secretos. Después se debe citar a los 12 príncipes y duques del infierno para conseguir que obedezcan y conseguir la eliminación de su influencia negativa. Una serie de espíritus familiares ayudan a conseguir lo que se solicite, ya sean riquezas, amor, la invisibilidad o la capacidad de volar, por ejemplo.

La práctica de la magia de Abramelín se centra por un lado en los cuadrados mágicos que esconden palabras que deben utilizarse en los rituales y por otro en la elaboración de recetas como la del «incienso de Abramelín».

A finales del siglo XIX y principios del XX, el grimorio de Abramelín volvió a editarse consiguiendo un enorme éxito entre los creyentes y aficionados al esoterismo y la práctica del ocultismo que resurgió en esa época.

Fuente: amarresdeamor


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *