Demonología femenina: Astarté, el ángel del infierno

Demonología femenina: Astarté, el ángel del infierno

Read Time:3 Minute, 15 Second



Astarté esposa de Astaroth quien al igual que su marido es extremadamente hermosa y elegante. Luce unos cuernos en forma de media Luna

La verdad sobre Astarté | Wicca y Paganismo AminoAstarté, considerada como la principal diosa de Sidón, también estaba presente en las demás ciudades de la cultura fenicia. Era la divinidad de la fecundidad, aunque sus características variaban según las diferentes ciudades. Se han hallado representaciones de la Astarté, que se asemejan bastante a las figuras de diosas prehistóricas de la fecundidad.

Astarté también fue adorada como una diosa guerrera, en ocasiones como deidad de la caza y también fue patrona de los navegantes. También conocida como Astoret, Astarot o Ashtoreth, es mencionada reiteradas veces en la Biblia como la diosa feniciocananea.

Se la consideraba deidad de la fertilidad y la maternidad, el equivalente a la diosa babilónica Ishtar, y es uno de las figuras de culto más antiguas de Oriente Medio. Según la leyenda, Astarté llegó a la tierra, descendiendo de los cielos como una estrella ígnea, habría aterrizado en las proximidades de la ciudad de Biblos.

Los fenicios la representaron con cuernos de vaca, elemento que simboliza la fertilidad. En su adaptación, asirios y babilonios la concebían acariciando a un niño pequeño. Se la asoció con la luna, en ocasiones fue llamada «Madre del Universo», la divina dadora de todo aquello que tiene vida en la Tierra. Le adjudicaron el gobierno sobre todos los espíritus de los fallecidos que residían en el cielo, espíritus que desde la tierra se veían como estrellas. De esta creencia, deriva su nombre «Astroarche», cuyo significado es “Reina de las estrellas”.

También podría leer: CASO ANDRÓMEDA: «LA MADRE ASESINA DE CUMBRES»

Algunos especialistas la identifican con sus cotrapartes Isis y Hathor de Egipto, Afrodita y Deméter de Grecia o la diosa Kali de India. No obstante, la diosa madre mencionada en textos como el Ras Shamra, figura como «Anat», «Athirat», «Athtart» y » Astrate».

Anat (o Anut), es la consorte-hermana del dios cananeo Baal, a esta diosa se le llamaba “dama de la montaña”. Considerada como una diosa vengativa, de naturaleza agresiva, Anat mataba a todos los enemigos de Baal, nadaba en la sangre de sus víctimas humanas y ansiaba poseer el arco de Aqhat. Se la representó portando un casco, hacha de guerra y lanza. Cuando los invasores hicsos introdujeron la diosa a tierras egipcias, los cuernos de vaca de la diosa Hathor, pasaron a tomar parte en su iconografía.

Astarté se presentaba como una diosa hermosa pero peligrosa; puesto que sus cuernos representaban la fertilidad, pero a la vez infundían temor. En su otro cariz, era la “dueña de caballos y carros”, lo que podría interpretarse como una variante árabe de otro dios, Athtar, el terrible dios que intentó sin éxito expulsar a Baal.

diosa” Asera, Astoret, Astarté, etc… a lo largo de la historia y en las Escrituras | A traves de las Escrituras

El nombre de la diosa Astarté fue registrado por primera vez aproximadamente en 1478 a. C., pero ya estaba plenamente establecido el culto a esta deidad; extendido desde Fenicia hasta Grecia, llegando a Roma, y las Islas Británicas.

En el Antiguo Testamento, los profetas condenaban su adoración por incluir ritos sexuales, además de sacrificios de niños primogénitos y animales para conseguir el favor de la diosa.

Suele verse representada de distintas formas: posada sobre un león a la vez que sostiene una flor de loto y una serpiente. En otras representaciones, se resalta su condición de divinidad patrona de la fecundidad, por lo que aparece con la mano en sus senos o incluso amamantando a dos niños.

Aparentemente fue asimilada en otras culturas, recibiendo nombres diferentes según la región. Sus santuarios fueron abundantes, hallándose en lugares como Sidón y Tiro. El culto a esta diosa se difundió de tal manera, que es prueba irrefutable de la influencia fenicia en el mundo, encontrándose aún los vestigios de sus santuarios, como el templo dedicado a Astarté en Sevilla, España, datado en el siglo VIII a. C.

Fuente: atravesdelasescrituras


Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *