De leyendas México: La monja de la catedral, Durango

Beatriz



Cuenta la historia de una joven llamada Beatriz, hija de una familia acomodada a la que se recuerda por su belleza

La monja de la catedral | Terror AminoCuenta la leyenda que en los años 50 y durante la intervención francesa en México, una monja de nombre “Beatriz“, que vivía en un pequeño convento a las afueras del estado de Durango, se enamoró de un soldado francés, cuyo cuartel militar estaba cerca de ese lugar.

Todas los días y a la misma hora el joven soldado pasaba en compañía de su tropa por la avenida principal frente al convento y Beatriz siempre lo veía desde una ventana de su dormitorio.

Un día, el soldado de nombre “Fernando” llega a las puertas del convento pidiendo ayuda a la monja porque el ejercito mexicano los había emboscado y entre el intercambio de disparos había salido herido. En ese momento y al ver la desesperada situación del combatiente francés, Beatriz decide darle asilo por un par de días mientras recupera su estado de salud.

También puedes leer: LA LEYENDA DE LA ORQUESTA DEL DIABLO DE ARTURO LUGO

Con el paso de los días, Beatriz y Fernando se enamoraron uno del otro. Poco después, el soldado tuvo que retirarse, ya que era el fin de la consumación de la intervención francesa, no sin antes despedirse tristemente de su amada, a quien le prometió regresar algún día. Mientras su tropa buscada un lugar en dónde esconderse, el ejército mexicano dio con su paradero y fusiló a todos los soldados, entre ellos, Fernando.

LA MONJA DE LA CATEDRAL | ▫Paranormal▫ AminoBeatriz no sabía qué había pasado con su enamorado porque ya tenía meses desde su partida. En ningún momento ella perdió las esperanzas y todos los días iba hasta el campanario de la catedral del pueblo a esperar el regreso de Fernando.

Lamentablemente sucedió algo trágico: una mañana mientras el sacerdote abría la puerta principal del templo religioso, se percató del cuerpo de una mujer que yacía sin vida, al parecer había caído desde el campanario desde una altura de más de 30 metros. Días después se descubrió la identidad de la víctima, Beatriz, quien seguramente esperaba como de costumbre el retorno de su enamorado.

Desde ese trágico suceso, algunos habitantes que caminan por los alrededores de la catedral de Durango aseguran ver todas las noches la silueta de una mujer en el campanario. ¿Será la difunta Beatriz que todavía sigue implorando la llegada de su amado?

Fuente: infobae


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *