De leyendas México: La leyenda del niño del violín

violín



Dentro de las leyendas de Monterrey hay una que prevalece a pesar del paso del tiempo, se trata de la historia del «Niño del Violín» del Panteón del Carmen

Rustic Country Violin and Bow Old School Black and White Digital ...El Día de muertos es una celebración mexicana que además de la nostalgia, también llena de vida a los panteones con el folklore de sus fiestas, pero también con el de sus leyendas.

Muestra de ello es la historia del conocido como Niño del Violín, historia que ha difundido Daniel Montalvo Alanís, responsable del Archivo Histórico Municipal y cronista quien compartió una de las historias más emblemáticas de estas fechas en Nuevo León.

Gregorio Alanís González, originario de El Cercado en Santiago nació un 17 de noviembre de 1895, hijo único de don Ramón Alanís Tamez y doña Manuelita González Rodríguez, familia pudiente de esta comunidad.

También puedes leer: ¿QUIÉN ES EL PODEROSO ENKI? SEÑOR DE LA TIERRA

Desde muy temprana edad mostró un singular talento para la música, tanto que sus padres decidieron comprarle un costoso violín “Stradivarius”, de esos que tienen sonido inimitable, y así el pequeño Gregorio recitaba con maestría complejas piezas clásicas de Mozart, Beethoven y Bach. Todos lo conocían como “el niño virtuoso del violín”, cuenta el cronista.

Pin en fondos y wallpapersLamentablemente la muerte sorprendió a este prodigio el 3 de agosto de 1908, cuando sólo tenía 13 años. Murió en una de las empresas de su padre en el estado de Coahuila por causas desconocidas, aunque algunas opiniones fueron en el sentido de que el pequeño murió de tuberculosis, una enfermedad bastante común e incurable en aquella época. Fue sepultado en el panteón El Carmen.

«Sus padres buscaron plasmar todo su amor a través de una obra de arte que representara a su hijo. Le pidieron al reconocido escultor italiano Michele Giacomino, durante su permanencia en Monterrey, que hiciera una escultura para colocarla en la tumba del menor».

Esto sucedió dando como resultado una de las obras más relevantes del artista transalpino: una figura de tamaño real de mármol blanco, la cual resalta por su realismo, donde vemos a Gregorio sosteniendo el violín bajo su brazo izquierdo.

«Cuenta la leyenda que diariamente después de medianoche entre 1:00 am y 3:00 am, Gregorio toca emotivamente su violín para el deleite de las almas que descansan en el cementerio regiomontano», explicó el joven historiador.

Fuente: d


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *