De leyendas México (Baja California sur): El mechudo

california



“La Leyenda del Mechudo” con el paso de los años ha pasado de boca en boca como parte de la historia del estado de Baja California Sur

Cultura Sinaloense: Leyenda del MechudoPunta Mechudo se le conoce a un acantilado rocoso ubicado cerca del poblado de San Evaristo, unos 80 kilómetros al norte de la Bahía de La Paz, en el bello estado de Baja California Sur. En la parte superior de un cerro se encuentra una piedra rocosa con pendientes pronunciadas a desnivel, de aproximadamente unos 90 metros de altura como tipo estatua que destaca en el lugar.

De acuerdo con el libro “Animales Reales e Imaginarios de Sudcalifornia”, del Mtro. Ernesto Adams Ruiz, en la página 83 narrada por Adrián Valadés, a esta zona se le nombró de esta forma tras la leyenda del “Mechudo”.

Como referencia el autor que cita esta historia menciona que en una de las armadas que vinieron a bucear en esta zona, sitio donde existía un rico placer de perlas, allá en los remotos años de la conquista venía uno de aquellos “guamas”, que eran como sacerdotes o jefes de las tribus indígenas.

También puedes leer: 102 AÑOS DE MISTERIO: LOS CRÍMENES DE VILLISCA, LA FAMILIA MOORE

Según la historia, los “guamas” opusieron tenaz resistencia, no solo para aceptar la religión en cuyas doctrinas y prácticas se procuraba enseñarlos, sino para que las aceptaran sus tribus.

Las ceremonias de culto y los mismos sacerdotes católicos eran el objeto de sus mofas constantes que en evidencia ponían los hondos rencores que contra ellos abrigaban, y que solo hipócritamente se sometían a su dominio espiritual.

Por aquellos tiempos, los armadores y buzos cedían a beneficio de la Virgen de Loreto el producto de ciertos días de trabajo en cada temporada, por cuyo medio adquirió su santuario las riquezas que lo adornaron.



Cuando esos días llegaron y se comenzó a bucear para la Virgen aquel “guama”, burlándose del tributo que se le procuraba a la santa señora y haciendo público alarde de su irreligiosidad, exclamó en presencia de todos: Si ustedes bucean para la virgen, justo es que alguno reserve algo para el pobre diablo. Para él voy a bucear.

Los buzos se persignaron al oír aquella blasfemia, y con temor lo vieron sumergirse en el agua primero. A pocos momentos el mar se agitó, se escucharon ruidos extraños en la superficie del agua donde se había sumergido el “guama”, quien no volvió a salir ni se volvió a saber de él. Aquel suceso fue para aquellas gentes un acontecimiento de lo más natural.

CALDERO RADIO: EL MECHUDOEra consiguiente que tal sucediera a un hombre que a burla había tenido lo más sagrado de la religión. Al siguiente año nuevas armadas vinieron a bucear en este mismo lugar sin que nadie se acordara o hiciera caso al menos, de aquel guama blasfemo.

El buceo comenzó, más apenas se había echado al agua el primer buzo, cuando apareció un poco ahogado. Siguieron otros y corrieron la misma suerte, con excepción de dos o tres que lograron salir, aunque para ser desmayados en el acto sobre las embarcaciones.

Sucedió que se habían encontrado en el fondo con un indio horrible que blasfemaba furioso y que se ocupaba sin descanso de recoger las conchas de perlas que encontraba; era el “guama”, que buceaba para el diablo.

La cabellera le había crecido de tal manera que lo envolvía a veces y con ella también a todo aquel que descendía del fondo.

Esta circunstancia hizo que se llamara “El Mechudo”, cuyo nombre tomó entonces este lugar. Después de aquello no hay hasta ahora un buzo de cabeza, o sea, de los que no utilizan los aparatos y maquinas que hoy se usan, que se atreva a descender al fondo del mar en este sitio por temor al “Mechudo”.

Fuente: sudcalifornios


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *