De leyendas: El violín de la bruja

De leyendas: El violín de la bruja

Read Time:12 Minute, 30 Second



Los habitantes pensaban que la Bruja había vuelto para atormentarlos todos

La leyenda stradivarius | Rock n' Metal AminoEn 1923, el pueblo tenía apenas 150 habitantes, entre ellos, una mujer a quien solo se le conocía como Juana. Era una mujer de edad avanzada, con cabello completamente cano, el cual siempre lucía descuidado. Ella tenía una nariz prominente y era de complexión muy delgada. Eso junto a su extraña actitud y misteriosa personalidad la hicieron ganarse el apodo de “La Bruja”. La gente no sabía mucho sobre ella, pero algunos decían que había sido de las primeras personas en habitar el pueblo.

Era muy reservada y nunca hablaba con nadie. Su pequeña casa era la más lejana. Estaba a las afueras del pueblo, justo al lado del río, donde era perfectamente visible desde todas y cada una de las casas. De ella se decían muchas cosas: que tenía pacto con el diablo, que tenía más de 100 años, que la habían dejado plantada en el altar. En realidad, todo eran solo rumores típicos de pueblo. Lo único que sabían con certeza era que tocaba el violín, ya que todas las noches a las 9 en punto, se escuchaba el sonido del instrumento… siempre la misma melodía melancólica que le ponía los pelos de punta a los habitantes del pueblo, tanto a los niños como a los adultos.

Las madres no dejaban a sus hijos jugar cerca de la casa de Juana, y los jóvenes no se atrevían a ir, ni siquiera durante el día. En el momento en que se escuchaba el violín, la gente entraba en sus casas para dormir. Era una especie de costumbre, como si el violín avisara que ya era hora de irse a la cama, e incluso algunas personas utilizaban esto para hacer que los niños durmieran temprano. Les decían a los niños que tenían que estar dormidos antes de que sonara el violín de la bruja, porque de no hacerlo, ella iba a venir para comérselos. Los niños, asustados, siempre se iban a la cama una hora antes de que sonara la melodía del violín.



Una noche, antes de que dieran las 8 pm, en el pueblo se empezaron a escuchar gritos desgarradores. La gente del pueblo salió de sus casas para ver que sucedía. Se sorprendieron al ver que la casa de Juana se incendiaba. No sabían qué había iniciado el fuego, pero la gente comentaba que podía ser una vela que había caído al suelo, ya que en ese tiempo, el pueblo no contaba con energía eléctrica; y los gritos eran de ella. No cabía duda. Lo más probable es que estuviera atrapada en el incendio. Las personas estaban aterradas. Sin embargo, nadie acudía a ayudarla. Solo se limitaron a contemplar desde lejos cómo la casa era consumida por el fuego. Nadie acudió a los gritos de ayuda por mas desgarradores que estos fueron. Los gritos se perdían entre el sonido de la madera quemándose, gritos que pronto se convirtieron en sollozos, y después, silencio total.

También podrías leer: SÍMBOLO: CLAVÍCULA NOX, LA LLAVE DE LA NOCHE

Fue hasta el día siguiente que la policía llegó al pueblo, que no contaba con un sistema de seguridad. Los policías interrogaron a todos los habitantes del pueblo, y todos sin excepción, aseguraron no haberse dado cuenta de lo que había sucedido, si no hasta ese mismo día en la mañana. Los policías encontraron los restos calcinados de la pobre mujer. Se había consumido por completo, apenas se podía distinguir que aquellos restos calcinados alguna vez fueron un ser humano. Como no tenía familia, los policías decidieron enterrarla en el patio de su propia casa. Todo esto solo para ahorrarse trabajo y papeleo. Después de todo, nadie la extrañaría ni reclamaría sus restos. Finalmente, la policía se marchó del pueblo, dando el caso por cerrado y dejándolo como un incendio accidental. Las personas estaban desconcertadas. A muchos no les importaba; pero otros más, se sentían muy culpables, culpables por no haber hecho nada, culpables por no haber intentado ayudar a esa pobre mujer. Sin embargo, todos estaban de acuerdo en algo, y es que por fin descansarían de esa mujer, por fin estarían tranquilos y no los molestaría ese violín otra vez.

Esa misma noche, las personas se disponían a dormir como siempre. Todos parecían estar bastante tranquilos a pesar de lo que había sucedido apenas la noche anterior. Dieron las 9 pm en punto. Y fue entonces cuando un escalofrío colectivo recorrió el pueblo. Nadie lo podía creer, pero ese sonido era inconfundible, era el violín de la bruja. Era la misma melodía que siempre sonaba a esa misma hora. Las personas entraron en pánico, se encerraron en sus casas y taparon las ventanas. Sin embargo, el sonido era muy penetrante, era como si estuviera dentro de sus cabezas. Las personas horrorizadas y desesperadas se cubrían los oídos con sus manos o con almohadas, hasta que finalmente la melodía terminó. Duraba siempre alrededor de 4 minutos y esta vez no fue la excepción. Nadie comprendía lo que estaba pasando.



Sin embargo, todos estaban comenzando a sospechar lo que era más obvio para ellos: que era la bruja, que había vuelto de la muerte solo para atormentarlos. Pasó el tiempo y siempre era lo mismo… ese sonido infernal que atormentaba tanto a las personas. Durantes semanas, no pasó nada raro, además claro…del sonido del violín, siempre puntual a las 9 de la noche; pero una noche, el violín no sonó. Las personas del pueblo se sintieron aliviadas. Pensaron que todo había terminado, pero no podían estar más equivocados, fue hasta entonces que el verdadero terror inundó de lágrimas el pueblo, ya que los niños comenzaron a desaparecer uno a uno. El primero de ellos fue Pablo, el hijo del herrero del pueblo. Desapareció esa misma noche, la primera noche que el violín no sonó. Todos lo buscaron por todas partes, pero jamás encontraron nada.

Pasaron los meses y la melodía seguía escuchándose todas las noches, hasta que de nuevo una noche, el violín no sonó. Esta vez fue una pequeña niña, hija de una familia de carniceros, quien desapareció sin dejar rastro alguno. Y así cada mes o cada dos meses, el violín no sonaba, y la gente sabía lo que eso significaba. Sabían que un niño iba a desaparecer. Los padres, asustados, se quedaban toda la noche junto a sus hijos para poder cuidarlos, pero tarde o temprano se quedaban dormidos, y al despertar, el niño ya no estaba más con ellos.

El violín de la bruja - La carta de Francesco - WattpadPara 1928, ya no quedaban niños en el pueblo, con excepción de uno, “yo”, que en ese tiempo, tenía ya 16 años, y aunque prácticamente ya no era un niño, sí era el más joven del pueblo. Y cuando el pueblo se quedó sin niños, fueron los adultos quienes comenzaron a desaparecer uno a uno. La gente ya no aguantaba más. Sabían quién era el responsable de todo esto, o mas bien, la responsable, sabían que era esa maldita bruja. Y un día, el pueblo se reunió. Para entonces, ya solo había 89 habitantes, incluyéndome a mí. Todos estaban furiosos y decidieron ir todos juntos a la casa de la bruja o lo que quedaba de ella. El plan era exhumar sus restos y llevarlos a otro sitio, que estuviera lejos del pueblo. Eran ya casi las 9 de la noche y todos se encaminaron a la colina, en donde estaban los restos, pero antes de que se pudieran acercar lo suficiente, todos quedaron paralizados del miedo. Yo solo observaba todo desde el pueblo, ya que mis padres no me dejaron ir con ellos. El violín comenzó a sonar, y todos vieron algo saliendo de entre la tierra, era un espectro, un espectro verdaderamente horrible. Inmediatamente supieron que era la bruja.

Era prácticamente un esqueleto calcinado con algunos trozos de piel aún adheridos a el, un vestido negro quemado y mechones de cabello largo y blanco que flotaban sobre su cráneo… esa cosa portaba un violín viejo y quemado también. Probablemente, eso era lo que hacía que sonara tan espantosamente. El espectro flotó desde el lugar donde salió hasta la cima de la colina, justo donde la bruja tocaba en vida todas las noches. Para llegar ahí, pasó justo junto a la gente del pueblo, pero parecía que no los veía o no les prestaba atención. Siguió tocando su melodía, pero algo la interrumpió. Las mujeres y los hombres del pueblo comenzaron a arrojarle piedras. Estas solo atravesaban al espectro. Sin embargo, parecía que le causaban algún tipo de reacción, fue hasta que las personas comenzaron a gritarle, que el espectro dejó de tocar y volteó hacia ellos.

Todos al mismo tiempo reclamaban y gritaban cosas… cosas como “lárgate de aquí, déjanos tranquilos”. Entonces, el espectro comenzó a flotar muy alto hasta quedar justo encima de las personas, emitió un sonido bastante extraño, parecido a un grito, pero era mas bien, un sollozo. Y todo quedó en silencio hasta que una mujer se atrevió a hablar. Ella dijo: “¿Por qué haces esto? ¿Por qué nos atormentas y te llevas a nuestros hijos y familiares? ¿Qué te da derecho de hacerlo? ¡Vete de aquí, maldita bruja!”. Al oír esto, el espectro pareció estar más furioso que antes, y entonces habló. Con una voz inhumana dijo: “¡¡Yo no soy ninguna bruja y nunca lo he sido!! Todo esto es culpa de ustedes, de ustedes y de nadie más. Ustedes me hicieron esto. Ustedes vieron cómo se quemaba mi casa, escucharon mis gritos y nadie vino a ayudarme, y todo por sus estúpidas ideas de que yo era una bruja.



Yo era solo una anciana indefensa. Vivía sola y lejos, porque la gente me rechazaba, no porque yo quisiera hacerlo. Todos me juzgaban por mi apariencia, me tenían miedo sin razón alguna. Sé que se decían cosas horribles sobre mí. Sufría cada día el rechazo de todos ustedes, y ni siquiera después de mi muerte, me tuvieron respeto. Dejaron que me enterraran aquí y que me olvidaran sin mas. Y ahora puedo hacer lo que decían, puedo ser lo que ustedes creían que era, puedo llevarme a sus hijos y a sus familiares. Ustedes no podrán salir nunca del pueblo. Los vigilaré y nunca podrán irse. Estarán atrapados aquí hasta que todos paguen por lo que me hicieron, en especial, el responsable directo de todo esto”. Terminó de hablar y se elevó más alto aún, y dijo: “¿Quieren de vuelta a sus hijos? ¡Aquí los tienen!”. El espectro abrió la boca, y de ella salieron huesos, sangre y pedazos de carne que cubrieron a las personas. Los cubrió a todos con los restos de sus propios hijos. Los cráneos irreconocibles y los restos de ropa, y algunos zapatos de niños quedaron sobre el suelo… habiendo hecho esto, el espectro simplemente se desvaneció. Y todos salieron corriendo y gritando histéricos.

Todos lloraban mientras corrían hacia sus casas. Esa noche no pude más, fui con mi madre y le conté la verdad. Le dije que yo era el responsable de todo. Mi madre no comprendió lo que le quería decir, asi que le conté todo desde el principio. “La noche que se quemó la casa de esa mujer, mi amigo Pablo y yo, que entonces teníamos 11 años, decidimos ir a la casa de la bruja. Nuestras madres nos habían dicho que ella se comía a los niños. Así que esa noche decidimos ir a acabar con todo eso. Pablo vigiló que ella estuviera dentro de la casa y cuando me dio la señal, saqué los fósforos que le había robado a mi padre y le prendí fuego a la casa. Después, corrimos hacia el pueblo y la dejamos morir ahí”. Mi madre no supo que decirme. Le dije que yo quería contárselo a las personas del pueblo, pero mi madre no me dejó. Dijo que ellos me matarían o me entregarían ante la bruja. Así que le pregunté: “¿Entonces qué debo hacer?”. Mi madre solo me miró, y después de un suspiro, dijo: “Nada, no le digas nada a nadie”.



Las cosas empeoraron con el tiempo. Las desapariciones continuaron, pero ahora era diferente. Al día siguiente de que alguien desaparecía, su cuerpo se encontraba en el centro del pueblo, tirado en el suelo. Los cuerpos estaban siempre igual, completamente abiertos por las costillas, como si se tratara de un carnero. La cabeza destrozada, y con los brazos y las piernas mutilados era algo verdaderamente espantoso. Las personas no podían dormir, y el pueblo entero se convirtió en un manicomio. Las personas estaban perdiendo la cordura. Se encontraban cadáveres frecuentemente, tanto de las personas que desaparecían así como de las que desesperadamente trataban de escapar del pueblo. Apenas si sobrevivíamos con lo que se cultivaba y con la poca agua que llevaba el río. Todo se había convertido en un infierno.

Pin en CONSTRUYE FRASES TOCARPasaron los años y el violín seguía sonando siempre a la misma hora. Era horrible, pero era más horrible aún cuando no sonaba. Todos sabíamos que eso significaba la muerte de alguien del pueblo. Así es como perdí a mis hermanos, a mis vecinos, a mi madre, a mi padre; y yo no comprendía por qué ella no venía por mí. Sé muy bien que ella sabe que yo soy el responsable de todo. Sin embargo, parece estar dejándome para el final…tal vez para hacer más largo mi tormento. El pueblo se quedó solo poco a poco hasta que solo quedé yo. He vivido demasiado, mucho más de lo que quisiera. Vivo solo en una casa que casi se está cayendo. Paso mis días y mis noches sentado en una mecedora, con una taza de café en la mano y mi escopeta en la otra, aunque sé que no me servirá de mucho cuando ella decida venir por mí.

“Ahora yo tengo ya más de 100 años de edad y de verdad deseo la muerte con todas mis fuerzas. He perdido todo lo que tenía. No tengo nada porqué vivir. Supongo que es lo que merezco por haber hecho lo que hice…por asesinar a una mujer inocente y juzgarla solo por lo que decían los demás, por condenarla al sufrimiento eterno. Sé que merezco esto y más. Sin embargo, aunque deseo morir, me da miedo lo que ella me pueda hacer. Sé que me dejó para el final. Sé que el peor de los castigos está siendo guardado para mí. La melodía de ese violín me la sé de memoria, y después de tantos años de escucharla, no me la puedo sacar de la mente. Dejo este relato para que alguien conozca mi historia, para no quedar en el olvido. Sé que hoy me enfrentaré finalmente a mi destino. Sé que por fin ha llegado el día, lo sé, porque son las 9 en punto y hoy no escuché sonar el violín de la bruja”.

Fuente: creepypasta


Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta