Culto de brujería´Folclórica: El legado de San Diablo

diablo



El Legado de San Diablo: es una forma de Brujería Folclórica cuyo culto se centra en dos figuras: San Diablo y San la Muerte

La historia del bar de Tijuana donde una mujer 'bailó con el diablo' – Noticias YaEl Legado de San Diablo, es un culto de brujería con raíces aborígenes, mezclado con credos cristianos y saberes populares. Su origen es incierto, aunque si hay algunas leyendas que explican quien fue el primero en recibirlo. Lo que sí es un hecho, que está forma de brujería fue transmitida de modo oral, de maestro a discípulo, así fue hasta hace algunos años, pero se ha hecho cada vez más difícil encontrar al discípulo correcto a quien transmitir dicho saber.

Orígenes y Leyendas sobre la creación del Legado:

No hay un origen certero sobre la creación de esta forma de brujería, no al menos en el sentido estricto de la palabra. Sin embargo y como esta forma de brujería siempre se ha transmitido de forma oral, es posible que se hayan perdido datos concretos en el medio. Lo que sí es un hecho, es que todos los que hemos recibido este legado se no ha contado la siguiente leyenda sobre su origen:

“Juan Antonio Zeballo más conocido por “Terere”, fue hijo espiritual de un cacique brujo. Vivió hasta 1920 y su residencia fue el Palmar de Bermejo, casi en el límite salteño, de descendencia española, vivió en Bilbao. Quedo huérfano a poco de llegar a Argentina y una familia de Formosa le dio hogar.



En 1879 Juan Antonio tenía 17 años y fue cuando conoció al cacique brujo, que a la sazón era buscado por federales que trataron de guardarlo en una reducción indígena por su belicosidad.

Levanto su rancho en el monte del Palmar, se decía que este cacique brujo practicaba la magia negra para dañar a sus enemigos y que Juan Antonio llegó en el momento preciso, ya que este lo hizo su hijo espiritual, pasando sus conocimientos a él. Al morir el cacique brujo, “Terere” siguió con tanto afán las brujerías aprendidas que en los poblados cercanos a él: Colorado y Zapallar sobre el río Bermejo, fueron testigos de ver por la noche árboles fosforescentes moviendo sus ramas como si cobrarán vida, perros luminosos y varios otros fenómenos de la índole. Varias personas afirmaron ver a “Terere” acompañado de sus padres fallecidos, rodeados por una extraña nube rojiza, como también afirmaban que él era Lobizón.

También puedes leer: RECOMENDACIONES DE LECTURA: EL EVANGELIO DE LOS VAMPIROS

Donde murió, en un rancho perdido entre los palmares salvajes, se encontró un libro escrito en extraña una extraña lengua conservada por los herederos de la familia formoseña, más un texto que es este Legado.”

Lo que haya de verdad en esta leyenda no tiene una extrema importancia, por el contrario, esto puede ser una fuente valedera para otorgar un mayor poder a esta forma de brujería. La carga simbólica del mito, es algo que está absolutamente presente en todas las formas de magia y brujería y en parte es lo que le otorga belleza y poder. Siguiendo esta idea, es importante que antes de abordar las primeras prácticas, tener la mente abierta, ya que los rituales tanto con San Diablo como con San la Muerte son extremadamente poderoso, siempre funcionan, y el brujo que se sepa ganar el respeto de ellos, podrá tener grandes aliados en su proceso mágico.



Por el otro lado, para aquellos que siguen un proceso estrictamente iniciático, esta forma de brujería, puede y debería, transformarse en un complemento de sus prácticas, una forma de balancear la energía y la realidad, ya que el Legado está pensado o al menos es como a mí me gustaría transmitirlo, como una serie de herramientas que le otorguen al mago la capacidad practica de realizar cambios en su entorno, ganando poder sobre la vida material. Ya que mientras mantengamos un vida material, muchos de los deseos se materializarán a través de tres grandes elementos: El Amor, El Dinero y la Venganza.

Elementos que por el otro lado, cuando no están debidamente equilibrados, producen un estado de vació en el ser que es complejo de llenar, y que siguiendo una lógica natural, impiden que el mago progrese espiritualmente. Como siempre digo, la clave de la magia es un balance, entre lo espiritual y lo material, una cosa no existe sin la otra, de ahí la necesidad de los rituales, cuando el balance es real y el mago logra ambos complementos, el poder realmente surge y lo que resta solo depende de lo que el mago quiere conseguir.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Fuente: Daemon Barzai


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *